Del VUCA al CRASH

Actualizado: 23 de dic de 2019



En la actual situación del mundo VUCA (Volátil, Incierto, Complejo y Ambiguo) en que nos encontramos, se hace imprescindible encontrar herramientas que nos permitan enfrentar la realidad de manera eficiente y esperanzadora.


La Programación Neuro Lingüística (PNL) explica este tipo de situaciones como Estado de CRASH. El Estado de CRASH es un estado de bloqueo, donde nos vemos enfrentados a situaciones que no manejamos o no sabemos cómo resolver, que nos perturban y nos impiden el cambio, el aprendizaje y actuar de manera proactiva.


El Estado CRASH está asociado a aquellas respuestas más básicas, estrategias de supervivencia más reactivas con poco despliegue de destrezas y habilidades personales, que Stephen Gilligan llama Bloqueo Neuromuscular. Para él, este es el mayor obstáculo para la conciencia creativa ya que inhibe las capacidades de observación, aprendizaje y creatividad. Se manifiesta a través de cuatro estrategias de supervivencia conocidas y utilizadas, en alguna oportunidad, por todos. Estas son el Ataque, el Escape, Congelarse y Aletargarse. Si te das cuenta, son todas respuestas originarias, desarrolladas por nuestros antepasados de la época de las cavernas para protegerse del tigre de colmillos largos, y que se transmiten de generación en generación.


Es interesante poder ver hoy día, como se manifiestan cada una de estas estrategias y representaciones. El tigre de colmillos largos sigue apareciendo a veces día a día. Es la representación mental para los conflictos personales, problemas en el trabajo, estrés diario, relaciones difíciles con el jefe, la pareja, problemas financieros, el tránsito, situación país y cualquier peligro consciente o inconsciente que podamos percibir en nuestro día a día.


A su vez, las estrategias de supervivencia para poder enfrentar a esos tigres siguen siendo las mismas. El ataque puede tener manifestaciones de agresión, ira, dominación o resentimiento. Muchas veces manifestadas a través de gritos, insultos, conductas hostiles, parcas o de des confirmación.


El escape a su vez se puede manifestar como miedo y conductas de evitación, retiro o ansiedad. No enfrentamos las situaciones que tenemos por delante y tendemos a retirarnos o a evadir, “esconder la cabeza bajo la tierra” como si la situación no existiera.


El congelamiento se puede manifestar a través de la inmovilización, disociación, pensamiento etéreo o parálisis. Recuerdo el caso de Ignacio, frente a decisiones importantes en su trabajo se inmovilizaba y comenzaba a analizar y a pensar en soluciones utópicas, poco aterrizadas y no tomaba las decisiones necesarias, generando el consecuente descontento en su equipo de trabajo y un aumento de costos importantes por la toma de decisiones tardía. En la situación nacional que estamos viviendo, lo hemos visto en las autoridades, donde se ve una lentitud y atraso en la toma de decisiones.


El letargo puede tomar formas de adormecimiento, entumecimiento, entrar en colapso, depresión y apatía. Era el caso de una chica universitaria que para no enfrentar una realidad de no tener claro que quería hacer con su vida, permanecía en cama durmiendo durante largas horas del día.


Como vemos, todas formas de defensa de la vida y de supervivencia. Lo interesante de algunas de estas estrategias, es que generan bioquímicamente en nuestro cuerpo la liberación de oxitocinas, vasopresinas, adrenalina, cortisol, haciendo que el organismo libere glucosa a la sangre para enviar gran cantidad de energía a los músculos para atacar o escapar. Sin embargo, nuestros antepasados de las cavernas o peleaban o corrían colina abajo, desgastando esa energía. Nosotros en cambio, nos quedamos sentados en nuestros escritorios, no produciéndose esa liberación de energía muscular. A la larga, eso termina enfermando nuestro cuerpo físico.


El estado CRASH bloquea nuestra capacidad para filtrar la realidad y genera un patrón mecánico que reproduce el pasado y el sufrimiento crónico. En este sentido, no nos permite discriminar, ver alternativas, mirar con optimismo el camino a la solución. El bloqueo neuro muscular nos desconecta de nosotros mismos y de una conexión mayor.


CRASH es la sigla en inglés para representar ese estado de bloqueo y que significa:


Contractioncontracción.

Reactionreacción.

Analysis Paralysis - parálisis por análisis.

Separationseparación.

Hurt and hatred - dolor y odio.


En Contracción estamos en una contorsión tullida, acalambrada que no nos permite movilizarnos y la vez experimentamos tensión y hasta dolor. Nuestra musculatura está tensa, apretada y crispada. Retenemos gran cantidad de energía que se queda “enquistada” en nuestra musculatura y organismo, y con el tiempo, va enfermando al músculo u órgano sano.


Cuando Reaccionamos, nos cuesta medir las repercusiones de nuestras conductas. Es más bien una respuesta refleja, aprendida, para defendernos. La reacción se va constituyendo muchas veces en un patrón de comportamiento automático, que generamos frente a un estímulo determinado. Si bien en sus orígenes puede haber sido una respuesta adecuada, con el tiempo se vuelve poco funcional para el propósito para el cual se generó.


La Parálisis por Análisis se produce principalmente cuando nos centramos en los porqués. Nos quedamos ‘pegados’ indagando en las causas y analizando el problema, perdiendo foco en la solución.

En este caso, la inseguridad, el temor y el miedo nos paralizan para alcanzar una buena respuesta de solución. Cuando experimentamos Separación, entramos en sentimientos de soledad y de aislamiento. Nos sentimos indefensos y desamparados.


Por lo general, en situaciones que nos llevan a este estado de CRASH, sentimos dolor y sufrimiento y experimentamos rabia y odio hacia los demás y hacia nosotros mismos.


Cuando estos mecanismos aparecen, la experiencia está asociada a nuestro ego. En estado de CRASH no podemos hacer frente de manera adecuada a las diversas situaciones delante de nosotros.


Ello no quiere decir que en forma permanente estemos pasando de uno a otro estado, aunque no es menos cierto que el ajetreado mundo actual lleva a muchos a conocer bien este tránsito y, de manera más permanente el estado de bloqueo.


El reconocimiento de esta realidad y sentimientos en nosotros mismos y en quienes nos rodean es el primer paso para poder desarrollar y comenzar una estrategia de trabajo y cuidado personal, utilizando las distintas herramientas y técnicas, que actualmente nos pueden ayudar a superar las dificultades y potenciar la esperanza.


*Otros contenidos que te puede interesar:

- CHILE: Volátil, Incierto, Complejo y Ambiguo.

- Miedo, inseguridad, angustia. ¿Qué es lo que nos pasa?

- De CRASH a COACH. Enfrentando el mundo VUCA.


5 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo